Malos hábitos envejecen el cerebro a temprana edad

https://unsplash.com/photos/vbJBPD1wObI

Tener malos hábitos de salud puede ocasionar graves problemas de salud a temprana edad. Así lo señala un estudio presentado en la 72.ª Reunión Anual de la Academia Americana de Neurología en Toronto (Canadá). De acuerdo con la investigación, fumar, tener el colesterol alto o un alto índice de masa corporal (IMC) a los 20 años puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades que afecten al cerebro.

Entre los posibles riesgos tenemos los problemas con las habilidades de pensamiento y memoria, e incluso la capacidad del cerebro para regular correctamente su flujo sanguíneo. El autor de estudio es Farzaneh A. Sorond, de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern en Chicago y miembro de la Academia Americana de Neurología.

El especialista sostuvo que los resultados del estudio indican que las personas deben priorizar la prevención y prestar mucha atención a su salud, incluso a los 20 años, pues los daños pueden ser severos. Además, indicó que era bien sabido que los factores de riesgo vascular como la presión arterial alta y los niveles elevados de glucosa en la sangre están relacionados con el daño cerebrovascular en las personas mayores, pero el reciente estudio demuestra que las lesiones pueden empezar a temprana edad.

En la investigación participaron 189 personas, cuya edad promedio era 24 años, a quienes se les realizó un seguimiento durante 30 años como parte de un estudio más amplio. La evaluación de las personas se realizó ocho veces durante el estudio. Ahora bien, la salud cardiovascular se midió en función de cinco factores: tabaquismo, IMC, presión arterial, colesterol total y nivel de glucosa en sangre en ayunas.

Los resultados arrojaron que las personas con una mejor salud cardiovasculares al inicio del estudio tenían más probabilidades de tener puntuaciones altas en los exámenes de habilidades de pensamiento y memoria 30 años después que aquellas que presentaban peor salud cardiovascular.

En tanto, las personas con una salud cardiovascular óptima al comienzo del trabajo de investigación eran más propensas a tener una mejor autorregulación cerebral. Ello implica que durante los cambios en la presión arterial, el cerebro puede mantener un flujo sanguíneo estable.

Los especialistas recomiendan mantener hábitos saludables desde temprana edad para evitar sufrir complicaciones o el deterioro cerebral a corta edad. Asimismo, aconsejan consumir los nutrientes necesarios para mantener en buen estado nuestro sistema cardiovascular.

De acuerdo con la especialista de Monederosmart.com, alimentos ricos en vitamina C combaten las enfermedades que atacan a nuestro organismo y, en especial, al sistema cardiovascular. Cabe precisar que en países como Estados Unidos, la mitad de los adultos padece enfermedades cardiovasculares. Estas condiciones se relacionan con 1 de cada 3 muertes.

“Las personas que siguen dietas ricas en frutas y verduras ingieren cantidades de vitamina C que rondan los 200-250 mg al día tienen tasas de enfermedad cardiovascular menores y una mayor esperanza de vida. Además, hay otros compuestos como los OPC que reducen los niveles de radicales libres, con lo cual disminuye el riesgo de eventos  cardiovasculares, degeneración articular e infertilidad”, sostiene